Skip to main content

Las Escuelas de Verano de Monte Adentro son espacios únicos de diversión y aprendizaje. En cada paraje, la Escuela de Verano tiene su impronta pero en todas el objetivo es el mismo: divertirnos, aprender y reflexionar.

En los parajes rurales de Nueva Pompeya, los docentes tomaron el título «Mi paraje» como eje transversal para las actividades. Y profundizaron distitos aspectos en los sucesivos encuentros que tuvieron con los chicos y chicas de las comunidades.

Combinar aprendizaje y juego es clave en el área de Educación de Monte Adentro.

La idea era que todos tuvieran la oportunidad de mirar su lugar con ojos nuevos. En Laguna de Araujo, Pozo del Toba, Nueva Población, Güemes y Fidelidad docentes y alumnos realizaron actividades recreativas en torno a la identidad de cada paraje.

Con crucigramas, juegos o propuestas como hacer un collage con hojas que encontraran en el suelo pudieron explorar la historia y los mitos del lugar, hacer un mapa con los sitios de interés y las instituciones, conocer mejor a las familias y también saber más sobre la cultura, la fauna y la flora del monte chaqueño.

En el turno mañana, esas actividades se combinaron con un buen desayuno compartido y quienes van por la tarde se sientan alrededor de la mesa para tomar la merienda antes de volver a sus casas.

Durante la Escuela de Verano, los alumnos toman juntos el desayuno o la merienda -según el horario al que asistan-.

Leave a Reply